Hoy, gracias a la llegada del coronavirus, hubo una aceleración en la transformación digital en todas las empresas, de las cuales por ejemplo: se incrementaron significativamente las compras por e-commerce, la atención al cliente a través de los canales de redes sociales y la digitalización de la modalidad del trabajo actual.

Pero más que nunca, estamos presenciando algo que se iba a venir en los próximos años y francamente no lo habíamos querido aceptar, ¿es el fin de las oficinas físicas?.

Según los expertos, solo hasta un 35% de los empleados están dispuestos a “planchar nalga” durante las 8 horas laborales, esto significa que más de la mitad de las personas que trabajan en una oficina quiere evitarse dolores de cabeza como el trafico, la contaminación entre otros factores.

Por su parte, la encuesta sobre: El futuro del trabajo, realizada alrededor de 600 empleados en el sector TI , muestra que prefieren invertir en una fuerza de trabajo híbrida (trabajo desde la oficina y desde casa) y generar la comodidad en los empleados para una mayor productividad, además de la inversión de nuevas estrategias de transformación digital, cambios en las políticas de empleo, realizar objetivos a corto y mediano plazo y la priorización de nuevos retos para un mayor soporte tecnológico.

Ahora veamos la otra cara de la moneda, el 72% de los encuestados revela que no todos están preparados para una revolución tecnológica, también cabe destacar que no solo pone a pensar esta dicha preocupación: la conectividad, las soluciones de flujo de trabajo entrecortadas, la falta de herramientas en el cumplimiento de las labores y la ciberseguridad son algunos items.

La preocupación de los jefes es como poder dar el paso hacia una real transformación digital.

La redistribución en las oficinas, el cambio del estilo de vida de los empleados y el distanciamiento social generado por el Covid-19 será una nueva realidad que debemos afrontar.

¿Que pasará con las lugares de reunión que hicieron a Google en su momento un pionero en la materia? Definitivamente hemos entrado en una fase de decadencia de las oficinas, muchas compañías están optando por cerrar estos espacios y ahorrar en costos arriendos y adquisiciones de predios. No es necesario decir que otros establecimientos alternos como bares, restaurantes o cafeterías puedan tener ese mismo destino, al contrario, se debe adaptarse a las condiciones actuales de protección y dar con los protocolos de bioseguridad necesarios.

Ya los jefes y CEOs lo están pensando dos veces en adquirir un lugar físico, más bien desean realizar una inversión en mejorar otros procesos dentro de las corporaciones y generar con ese dinero un mayor retorno de inversión.

Ahora estará presente el pensamiento si es necesario adquirir un lugar físico para trabajar.

Una buena parte de los empleados, en el grupo de los que se encuentran más cómodos trabajando desde casa están las personas que invierten mucho tiempo en el trafico, usando ese mismo tiempo extra para alguna actividad física o hobby, los padres que quieren permanecer más tiempo con sus hijos o personas solas que no necesitan de la socialización o que se sienten más cómodos trabajando por su cuenta.

Todo esto nos lleva a la conclusión que después de la cuarentena y del cambio abrupto del cual estamos trascendiendo, las cosas desde las oficinas no volverán a ser igual, debemos buscar cambios potenciales para dar el paso a una verdadera digitalización y después saltar hacia una completa transformación digital, ya no es un capricho, será una necesidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s